Buscar
  • darkcandlefilms

EL LIBRE ALBEDRIO y LA RENCARNACIÓN.


El ser humano tiene un solo proposito y este es llegar a su creador; Entonces, parecería que estamos esclavizados a seguir un solo destino como esclavos a bordo de un gran barco, sin poder salir de este y llevados por las aguas a un destino establecido por un aparente Arquitecto del cosmos. Entonces, ¿dónde queda, nuestro libre albedrío?, el cual se nos ha enseñado en algunas religiones y corrientes metafísicas, que como seres humanos poseemos como el más preciado regalo del ser que conocemos con el nombre de dios-¿dónde quedan aquellas palabras que nos dicen que nuestro pensamiento, puede cambiar nuestra realidad? si nuestra realidad ya esta escrita.

La respuesta es la siguiente: nuestro destino es irrevocable e imposible evadirlo, pero lo que no esta escrito es EL CAMINO.

Si bien es cierto que tenemos que llegar a evolucionar a ser seres superiores al deshacernos de nuestros Apegos o adhesiones a la energía material; nosotros podemos elegir entre diferentes caminos o incluso en cuanto tiempo queremos llegar al objetivo. Sólo hay una cosa que no podemos elegir y es el no avanzar para llegar, ya que al ser una ley universal nuestra expansión energética, el universo nos hará avanzar de manera voluntaria, eliminando nuestros Apegos o a través del dolor, pero eso lo abordaremos en el articulo "DRAGONES ESCAMADOS".

Tenemos un libre albedrío a través del cual elegimos nuestro camino, como un previo acuerdo, antes de venir a la vida como humanos, en el cual decidimos nuestro nivel de avance o incluso sobre la marcha vamos re calibrando nuestra báscula. Si por algún motivo, un objetivo complejo es difícil de concretarlo en una sola vida, regresaremos a la misma una y otra vez hasta aprender lo suficiente y pasar esta pruba que los kabbalistas llaman KIPUR. Aquí es donde entra lo que conocemos como reencarnación, la cual cada vez es más demostrada por experimentos principalmente neurologicos, o la llamada "Teoria de ligas"; sin embargo, aún no se declara como cierta su existencia, ante la pandemia que habría en el mundo si a un ser humano se le dice que puede equivocarse en esta vida y tendrá una segunda oportunidad siempre; esto conllevaría a una serie de vidas sin sentido, al no comprender el verdadero significado de la reencarnación y su objetivo.

Por nuestro libre albedrío podemos reencarnar para alcanzar nuestro estado perfecto. En alguna ocasión escuche que sí éramos malos en esta vida iriamos al cielo y si cumplíamos con los mandatos de dios, viviríamos eternamente en el paraíso, lo cual es cierto y falso a la vez. Por un lado, estamos dotados con el libre albedrío, sin embargo sería un libre albedrío falso si al final de nuestras vidas, si no cumplimos con nuestra misión se nos condenara a una eternidad en el infierno. Es como si le dijéramos a un niño que tiene la libertad de escoger un caramelo de una dulcera, pero si lo toma, lo castigáramos, entonces la supuesta libertad que tenía sería falsa ante el inminente castigo. De igual manera para que el libre albedrío pueda ser real, no tendría que haber castigo y por consiguiente el infierno es irreal, entonces ¿que pasa si no cumplimos nuestro objetivo, si no cumplimos con los supuestos mandatos del ser al que llamamos Dios...Simplemente estaremos destinados a regresar una y otra vez a la vida, como un niño que repite un ciclo escolar, hasta que cumplamos nuestro destino, eso es el libre Albedrío, nosotros decidimos nuestro camino y la forma de caminarlo, aunque el destino sea irrevocable.

Antes de continuar debo agregar la última ley del libre albedrío y su relación con la reencarnación y esto es que algo, jamás reencarnara en un estado de vibración energética inferior al que tenía en la vida pasada, sería dar un paso atrás y algo contrario a la fuerza del Big Bang; sí somos hombres, no reencarnáremos en plantas, si somos plantas no reencarnáremos en piedras. Si figuramos esto, no quiero que se entienda que en nuestra vida pasada fuimos rocas, sino que hay que entender que nuestro cuerpo, nuestro espíritu y todo lo que conocemos como nuestro YO, realmente es parte de la energía universal; es como si de una gran masa para hornear de energia hubiera tomado una porción para crearnos individualmente, y al morir dicha masa regresara a esa masa para volverá a moldear otra vida. De esta manera, en nuestra vida pasada no fuimos rocas, pero la energía que nos constituye alguna vez fue utilizada para crear rocas, minerales, vitaminas, entre otras substancias que posteriormente formaron nuestro cuerpo. Aclarado lo anterior, retomo que jamás reencarnáremos en algo inferior a lo que somos y es por esto que existen diferentes tipos de personas, algunas más sensibles, más sabías o con más facilidad para influir a los otros; este tipo de personas son lo que llamamos Almas viejas, almas sabias que se encuentran aún más cerca de convertirse en grandes maestros como Ghandi, Buda o Jesucrito lo fueron, a pesar de que seguían siendo físicamente humanos. Lo que hemos logrado en nuestras vidas pasadas, nadie puede quitárnoslo, ya que lo tenemos POR DERECHO DIVINO.

#librealbedrío #reencarnación

0 vistas
 articulos recientes 

 

 el faro de enki 

 

Blog para compartir ideas sobre: Metafísica, ciencia, Filosofía y Magia, como un Faro que brinda la luz del conocimiento en medio de la obscuridad.

 Es un punto de partida, a través de los diferentes artículos, para aquel que su camino lo haya llevado a tocar las puertas del templo de la sabiduría.

May 20, 2020

Please reload