Buscar
  • darkcandlefilms

EL ARBOL DE LA VIDA Explicación de la Kabbalah parte 1


La palabra Kabbalah proviene del lenguaje hebreo y significa “recibir”; esta disciplina de la rama esotérica del judaísmo, se refiere al estudio de la Torá o los cinco primeros libros del antiguo testamento, llamados por los cristianos el Pentateuco. Con estos textos, utilizando diferentes técnicas como la Gematría, que consiste en asignar un valor numérico a las letras e intercambiarlas con otras del mismo valor, se encuentran mensajes acerca de los misterios del universo.

Actualmente existe mucha desinformación y cursos mal orientados en los medios electrónicos sobre la kabbala, sin embargo, el conocimiento de la misma conlleva años de estudio y solo puede ser transferido de maestro a alumno. Originalmente esta disciplina solo estaba permitida a personas de religión judía, con ciertas limitaciones como la edad y la forma de vida, sin embargo, de acuerdo a los mensajes descifrados por los kabbalistas, actualmente se ha recibido la instrucción de compartir esta sabiduría con el resto del mundo.

De acuerdo a la tradición, la Kabbalah fue dada al hombre por seres que no era de este mundo, lo cual conllevo a la escritura del Zohar (libro principal de esta disciplina) en el siglo XII por Simeón Ben Yojai. Dentro del Zohar existe una figura central llamada EL ARBOL DE LA VIDA, de la cual parten un sin fin de interpretaciones y variables únicamente entendibles por aquellos iniciados en la disciplina kabbalistica. Cabe mencionar que esta disciplina ha servido de base para todas las corrientes esotéricas modernas.

El Árbol de la vida es la representación de cómo la energía divina de Dios baja al mundo terrenal como una luz constante que pasa por 10 filtros llamados SEFIROTS, hasta llegar al ser humano. De igual manera este árbol señala el camino que tendría que tomar este hombre para regresar a la fuente divina que es Dios y así encontrar su similitud con el creador, con toda la plenitud y trascendencia que esto representa.

El esoterismo Kabbalista revela que Dios creo al hombre con la intención de que existiera una criatura que gozara de su creación, siendo Dios un torrente infinito de energía y el hombre un recipiente donde esta energía se recibe, quedando ambas partes: una como dadora y la otra como receptora. Como dijimos, esta energía baja a través del árbol de la vida y se va filtrando en las 10 Sefirots; sin embargo, existe un problema, ya que al ser la naturaleza de Dios “dar” y la del hombre “recibir”, ambos se convierten en opuestos por la naturaleza de su esencia, por lo que para que el hombre pueda ser similar al creador necesita cambiar esta esencia y convertirse también en dador, subiendo así por el árbol de la vida hasta encontrarse con la fuente de la energía divina. Lo que impide al hombre lograr esto, es El EGOISMO, y solo eliminándolo por medio de técnicas y formulas del conocimiento kabbalistico, podrá convertirse en una copa, donde la energía de Dios se desborda, hasta poder compartir esta energía con el mundo entero. Esto se podría resumir con la frase: “Ama a los demás como a ti mismo”, sin embargo la kabbalah no indica que se deba dar algo que no se tiene, por lo que los kabbalistas piden las bendiciones para el mundo, pero para poder compartirlas, primero tienen que existir en ellos mismos.

En la segunda parte de este tema, me dedicare a escribir el funcionamiento de las 10 Sefirots del Árbol de la vida.


76 vistas
 articulos recientes 

 

 el faro de enki 

 

Blog para compartir ideas sobre: Metafísica, ciencia, Filosofía y Magia, como un Faro que brinda la luz del conocimiento en medio de la obscuridad.

 Es un punto de partida, a través de los diferentes artículos, para aquel que su camino lo haya llevado a tocar las puertas del templo de la sabiduría.

Please reload