Buscar
  • Vladimir Astorga.

Meditación y equilibrio


Imaginemos el péndulo de un reloj antiguo, funcionando sin parar, yendo y viniendo de un extremo a otro con exactamente la misma fuerza y distancia cada vez; haciendo una analogía, podemos explicar el universo, como un mecanismo cíclico ininterrumpido yendo y viniendo de un extremo opuesto al otro con todos los grados intermedios que existen en el camino. Nada se escapa de esta ley y podemos empezar a discernir que cosas opuestas en realidad son los dos extremos de este péndulo y uno no podría existir sin el otro: ¿Cómo podría existir la luz, si no existe la obscuridad?, ¿Cómo podemos saber que hace frio, si no conocemos el calor?, y así cada cosa en el universo tiene su opuesto que en realidad es solo un diferente grado de la misma cosa.

El universo no tiene un principio o un fin, siempre ha estado ahí, únicamente ha cambiado una y otra vez, siempre regresando al mismo punto; La teoría de ligas dice que este universo cíclico puede no ser único, sino que pueden ocurriendo incontables ciclos simultáneamente como mundos paralelos y realidades diferentes, siendo el universo conocido por el hombre tan solo un pequeño engrane en esta maquinaria de realidades.

Si el universo es cíclico y siempre regresa al mismo punto, entonces el ser humano al ser parte del mismo, no puede escapar a la misma regla, que en nuestro caso sería, un constante movimiento desde lo material a lo energético. En el péndulo de la vida humana, nosotros nos encontramos en el mundo físico donde todo lo podemos percibir con nuestros sentidos, pero del otro lado existe un mundo espiritual o energético donde no existe la materia, solo esta energía que algunos pueden llamar Dios, Ángeles, Arquitecto del universo, entre otros. Esta situación revela porque Dios, no es perceptible para nosotros, la respuesta no es que no existe, sino que por su naturaleza energética no es posible ser percibido en un mundo material, ni por métodos medibles basados también en la materia. Podría parecer que estamos desconectados del mundo espiritual y por ninguna manera podemos acceder a este en nuestra calidad de seres humanos materiales, pero podemos hacer algo para conectarnos o estar mas cerca de este mundo energético, la respuesta es LA MEDITACIÓN.

Recordemos que los extremos del péndulo son la misma cosa pero en diferente grado, es decir: están conectados. Lo que hacemos con la MEDITACION es desconectarnos del mundo material de nuestros sentidos para comenzar a percibir únicamente sensaciones extrasensoriales y colocarnos en un punto del péndulo mas cercano al mundo espiritual. Es importante destacar que nuestra mente esta diseñada para pensar de manera lógica ocupando nuestros 5 sentidos, por lo que entrar en un estado extrasensorial constituirá un reto, pero nuestra mente NO SOMOS NOSOTROS, sino el elemento con el que pensamos, para meditar hay que salir de nuestra propia mente.

Cada día nos levantamos, pensamos lo que vamos a hacer después, planificamos, nos acordamos de cosas del pasado, conversaciones que hemos tenido, tememos cosas y situaciones irreales, a los asaltos a la inseguridad, preparamos nuestra rutina y así nuestra MENTE se apodera de nosotros y no nos permite VIVIR que es estar en el aquí y en el ahora, en lo que estas haciendo en este momento; toma un segundo para ver como respiras, para sentir tu pulso, para poner tu mente en blanco… Comienza con 5 segundos, luego con 10 y así poco a poco tu mente comenzará a ceder terreno y a dejar de esclavizarte aunque sea por unos segundos. Una vez comprendiendo que nuestra mente NO SOMOS NOSOTROS podremos comenzar a poner nuestra mente en blanco y acceder al mundo espiritual donde podremos encontrar ideas, inspiración, mensajes y posteriormente resolver situaciones. ¿Cuantas veces hemos tenido ideas de la nada?, o tenido algún sueño donde hablamos con alguien y sus respuestas no parecían venir de nosotros.

A pesar de que desconectarse de la realidad para acercarnos al mundo espiritual es aquello que nos hacer crecer, la dualidad espíritu-materia, vive en nosotros, no podemos desconectarnos de la vida para vivir en un mundo únicamente espiritual, como promulgan algunos gurús de la elevación, porque seria negar aquella parte física que también tenemos; lo que tenemos que buscar es un equilibrio entre ambas cosas para buscar una plenitud, hemos vivido solo en el mundo de la mente y lo físico por tanto tiempo, que buscar entrar al mundo espiritual para ser plenos al principio es una tarea complicada y llena de desilusiones al no lograrlo, esta situación, así como las múltiples preocupaciones que llegan a nuestra mente, alguna corrientes esotéricas las han descrito metafóricamente como fuerzas del mal o demonios cuyo objetivo es alejarnos de la MEDITACION, con el fin de mantenernos alejados del creador y esclavizados por nuestra mente, pero sabiendo esto podemos empezar combatirlos y dejar de solo existir, para comenzar a VIVIR. equilibrando el mundo físico con el espiritual.


9 vistas
 articulos recientes 

 

 el faro de enki 

 

Blog para compartir ideas sobre: Metafísica, ciencia, Filosofía y Magia, como un Faro que brinda la luz del conocimiento en medio de la obscuridad.

 Es un punto de partida, a través de los diferentes artículos, para aquel que su camino lo haya llevado a tocar las puertas del templo de la sabiduría.

May 20, 2020

Please reload