Buscar
  • Vladimir Astorga.

AMOR VS MIEDO


“El Amor y el Miedo son los únicos sentimientos verdaderos, el resto de las sensaciones humanas sólo un derivado”.

El bien y el mal son sólo una interpretación egoísta de los humanos, de los sucesos del universo. La muerte vista desde el luto personal, es una tragedia, algo malo y más si las circunstancias en las que ocurrió, son mórbidamente trágicas; sin embargo, la muerte es solo algo que existe, un proceso más en el universo, necesario por alguna razón para la continuidad del mismo. Así como este proceso existen millones de leyes en el universo que sin darnos cuenta dictan nuestra existencia y no somos nosotros los que dictamos las leyes del universo.

El cosmos es, al menos en esta etapa en la que vivimos: expansión y creación. Llegará el momento en el que para completar un ciclo, (

el universo no tiene principio ni fin, sino que es cíclico) se obedecerán a principios de destrucción y unificación de lo que llamamos energía y materia.

Por arriba de todos estos procesos que parecieran incomprensibles, existe algo que rige el universo y que el humano ha interpretado como el Amor. Independientemente de aquellas interpretaciones que pudiéramos encontrar en un diccionario y que como expresé con otras palabras, es la interpretación humana de algo que existe, el amor es algo que cohesiona toda la existencia como un sólo organismo infinito. El amor puede ser incomprensible y sólo entendible por las mentes primitivas con una traducción que sería el enamoramiento, sin embargo el enamoramiento, el romanticismo y toda la felicidad y decepciones que conlleva es sólo un síntoma de lo que ocurre en realidad; como un estornudo, sólo es un síntoma de la gripa.

Hemos escuchado en casi todas las religiones que el amor es el camino, el amor al prójimo y esto es una interpretación para comunicar que cuando nos demos cuenta que el de enfrente es nosotros mismos, que el universo es una extensión de nuestra existencia y que todo está conectado con esta fuerza que es el amor, será cuando podremos alcanzar niveles de conciencia superiores sólo para ser coherentes con el universo y lo que es.

Ahora, ¿qué es el miedo? Imaginemos un calcetín, este sería el todo, pero existe un hoyo en el calcetín, este hoyo es el miedo, en realidad el miedo solo es la ausencia de amor. Al negar nuestra unidad con el universo, comenzamos a temerle al creer que existe algo AJENO A NOSOTROS, y por ende una amenaza a nuestro propio ser. El miedo conlleva a otras dos sensaciones principalmente que es el odio y el egoísmo, como ha demostrado la historia de la humanidad.

Hace muchos años surgió una especie que posteriormente se convertiría en el ser humano. Esta abandonaría su instinto animal para lentamente y gracias a muchos años de evolución, darle paso a los procesos mentales que le llevarían a preponderar estos mismos ante el instinto para garantizar su existencia

Este ser se dio cuenta que el mundo era muy grande y amenazante para su propia supervivencia y fue como volviéndose a los mismos de su especie, encontró la fuerza para luchar contra las adversidades de la vida diaria. Era más fácil capturar una presa entre un grupo que hacerlo solo, esta especie se agrupó en las primeras sociedades tribales de la historia de la humanidad.

Estas agrupaciones comenzaron a compartir a través de las generaciones diferentes íconos y significados que los unían como el lenguaje, su entendimiento del entorno y sus rutinas, hasta poco a poco crear una unión abstracta llamada la religión.

Estos grupos permanecían unidos por dos principales razones: El amor hacia las personas con las que habían compartido una historia en común, y el miedo hacia todo lo externo a su grupo, incluyendo otros grupos que amenazaran su existencia. Fue así como los dos sentimientos básicos de la humanidad se fueron gestando; pero como mencionamos, el ser humano no los inventó, simplemente obedeció a estas leyes del universo para crear su historia.

Si la historia primitiva nos parece lejana, viajemos a la actualidad: El ser humano es un torrente de emociones, un torrente de interpretaciones sobre un mismo objeto, gustos y disgustos, ideologías, formas de vivir, entre otras, pero el amor y el miedo siguen y seguirán siendo una constante en nuestra existencia, tomemos ejemplos vanos para aterrizar los conceptos:

1.-Una mujer tiene una férrea rivalidad con otra mujer porque esta amenaza con: Quitarle a su novio, con llamar más la atención, entre otras cosas. Si preguntamos a esta mujer por qué odia a su congénere obtendremos respuestas como: "Es una golfa", "Es una creída", etc... Lo que esta mujer está expresando es que se siente AMENAZADA por la otra, le tiene miedo a que esta atente contra su propia supervivencia o su zona de confort. Este odio surge del miedo.

2.-Existe un candidato político que gana las elecciones diciendo que construirá un muro para impedir la migración de personas no ciudadanas de su país. Cualquiera pensaría que aquellos que apoyan su teoría es debido a un odio racista hacia otras personas. La realidad es que este sentimiento no es odio, es miedo a lo desconocido, miedo a lo diferente y cómo estos migrantes pueden amenazar lo que conozco, mi lenguaje, mis costumbres y básicamente mi forma de pensar y vivir. Adolf Hitler convenció al pueblo alemán de ir a la guerra, precisamente con el miedo; los alemanes no odiaban a los judíos, les tenían miedo; miedo de que se apoderaran de su economía, miedo de que estos gobernaran a sus familias y miedo a que estos se convirtieran en dominantes.

“El miedo genera Odio”

Necesitamos hacer un alto en nuestras vidas, parar por un momento las sensaciones y sentimientos que llegan a nosotros y comenzar a clasificarlos dentro de estas dos únicas categorías; necesitamos ser conscientes de nuestros pensamientos y vislumbrar que no podemos ir en contra de las leyes del universo, el odio, el egoísmo y muchas otras energías son la ausencia del amor y aquello que nos lleva por el camino incorrecto. Podríamos decir que existe un libre albedrío en el que podemos decidir si vivimos con amor o con miedo, pero en realidad no es así; al ser el miedo una ausencia de amor y al ser el amor la más grande fuerza universal, al final de nuestras acciones, ya sea por dolor o arrepentimiento, regresaremos a la unidad con el universo a través del amor.

Ciertamente el universo no parará su desarrollo por nosotros, es imposible, los soles pueden morir, pero no decidir no dar luz al cosmos, podemos elegir el miedo, pero tarde o temprano el torrente universal nos regresará al camino y la única elección verdadera que tenemos es elegir al amor, por voluntad o crecimiento propio o que la vida nos regrese a él a través del sufrimiento y el dolor.

En el principio de los tiempos todo se encontraba unido y aunque esto no fuera cierto, la realidad es que todo y todos provenimos o estamos compuestos de lo mismo, el ser humano está ligado a otros seres humanos y a otros seres de manera indiscutible, razas, genero, posición económica, entre otras son divisiones creadas por nosotros mismos, las cuales no son reales, sino solo categorías basadas en la diversidad. El miedo a lo extraño nos hace odiar lo diferente, siendo que la realidad es que todos somos parte del mismo universo. Esta forma de pensar en la cual lo diferente es el enemigo no fue adquirida de la nada, provino desde aquellas primeras tribus donde la especie que posteriormente se volvería el ser humano, se protegía destruyendo todo lo que no le era cotidiano; en estas tribus existían dirigentes que basaban su poder en el proteccionismo de su grupo y el grupo a su vez le seguía fielmente a cambio de su seguridad. Estos dirigentes establecieron reglas, formas de vivir y costumbres que perpetuarán la existencia del grupo. Este grupo aceptaba dichos mandatos para permanecer dentro de la seguridad del grupo. Las primeras divisiones fueron a través de las creencias religiosas, después vino el nacionalismo y por ultimo vivimos en la era de la división económica. Estos líderes que en un principio dictaron las reglas para que la humanidad conviviera en sociedad, son los mismos que nos han apartado de nuestro otro sentimiento legítimo que es el amor. Estos líderes han creado un sistema basado en la carencia donde todos competimos por tener el mejor plato, odiando al vecino porque representa una amenaza, una competencia.

Al ser humano se le ha puesto a competir en una guerra sin fin, una guerra de miedo hacia el otro, cuando la solución podría ser enfocarnos en nuestro otro sentimiento básico: El amor.

Basándonos en el amor se comenzará a ver el bienestar común lejos del bienestar propio y vemos miles de videos en internet de personas haciendo actos altruistas por los demás. Si queremos sobrevivir como especie, antes de aniquilarnos a nosotros mismos, la única respuesta es EL AMOR.

Repito, si como especie no elegimos el amor como nuestro camino y eliminamos nuestras divisiones, el dolor de la aniquilación equilibrará la balanza sobre la humanidad y tal vez el último humano que sobreviva a la destrucción, sea aquel que a través de su dolor, comience nuevamente a extrañar a sus hermanos y a su raza, y por fin entienda que el haber amado al otro que ya no existe, era lo único que se necesitaba. Aún hay tiempo.


146 vistas
 articulos recientes 

 

 el faro de enki 

 

Blog para compartir ideas sobre: Metafísica, ciencia, Filosofía y Magia, como un Faro que brinda la luz del conocimiento en medio de la obscuridad.

 Es un punto de partida, a través de los diferentes artículos, para aquel que su camino lo haya llevado a tocar las puertas del templo de la sabiduría.

Please reload